Ventajas del autoconsumo con paneles fotovoltaicos

La instalación de placas y paneles solares en viviendas y en centros de trabajo se ha convertido en una opción fantástica para conseguir la energía diaria que necesitamos de una forma más limpia y autónoma. Poder autoabastecernos gracias a las fuentes de energía naturales implica ser sostenibles con la energía que recogemos y utilizamos, así como no tener que depender de las compañías eléctricas.

¿Qué beneficios aporta el autoconsumo de energía solar?

Menor coste de la energía

La tendencia constante de aumento en el precio de la electricidad hace que mes a mes tengamos que afrontar costes elevados en muchos casos derivados de la utilización de productos eléctricos. Con la colocación de autoconsumo fotovoltaico, ya sea para abastecer toda la instalación eléctrica o para complementar a la energía convencional, conseguimos un ahorro muy notable en la factura de la luz que nos permite reducir los gastos fijos mensuales que tenemos en la vivienda y destinar así ese ahorro para cualquier otra necesidad.

Se amortiza rápidamente la inversión

Gracias a la extensa vida útil de los paneles y componentes necesarios para recibir y producir energía procedente del sol, el coste de instalar un equipo fotovoltaico se amortiza rápidamente, produciendo un gran ahorro a medio y largo plazo en el consumo energético. Los módulos solares están hechos para durar más de 30 años, los inversores hasta unos 25… permitiendo así autoabastecernos durante un largo periodo de tiempo con la misma instalación.

Se obtiene de forma limpia

El principal problema de las fuentes de energía no renovables son su método de obtención. Principalmente las centrales eléctricas nucleares generan peligrosos residuos radiactivos y las centrales eléctricas de carbón realizan abundantes emisiones de CO2 a la atmósfera e impactan de forma perjudicial en el entorno en el que se ubican, tanto medioambientalmente en el ecosistema del entorno, como visualmente en la zona en la que se encuentran.

Esto no ocurre con la energía solar fotovoltaica, que no produce emisiones de CO2 ni otros elementos contaminantes a la atmósfera, creando entornos más sostenibles y responsables con nuestro planeta. Además, es una fuente de energía inagotable y no impacta negativamente en la ubicación en la que se colocan los paneles o módulos solares.

Más eficiencia energética

Con una instalación solar en casa, la electricidad generada por los paneles solares se consume los electrodomésticos de la vivienda, siendo un circuito muy corto en el que las pérdidas en el transporte de energía son escasas.

Esto contrasta con las considerables pérdidas que se realizan con las energías no renovables, ya que la electricidad puede llegar a recorrer miles de kilómetros desde las centrales de energía hasta el punto de consumo.