Las energías renovables

Las energías renovables son para el medio ambiente la alternativa más limpia de energía. La principal característica de ellas es que se encuentran en la naturaleza, por lo tanto son ilimitadas.

Recibe su nombre porque una vez consumida puede ser regenerada bien sea de forma artificial o natural.

Una de sus grandes ventajas es que es un recurso limpio por lo que su impacto en el ambiente es prácticamente nulo, ya que no producen gases de efecto invernadero ni tampoco emisiones contaminante, por lo que el impacto puede ser totalmente reversible.

El desarrollo de las energías renovables es un asunto de suma importancia, ya que puede ayudar a combatir al cambio climatológico y a hacer que sus efectos sean menos dañinos para el mundo.

Es de vital importancia que los estudios y aplicaciones de estas energías puedan continuar desarrollándose, por eso las Naciones Unidas se han trazado como meta el diversificar el acceso a las energías renovables a todo el mundo.

Los efectos económicos positivos que puede traer la implementación de las energías renovables son varios. Estos son un incremento del adicional a nivel global, del bienestar y de la oferta de empleo a muchos más habitantes que deseen laborar en este sector, además de favorecer el desarrollo tecnológico del mundo entero.

Su utilización puede ser un poco costosa, pero los beneficios recibidos a largo plazo bien valen la pena, sin mencionar los efectos positivos que tendría sobre nuestro planeta para disminuir los efectos del cambio climático.

Existen diferentes tipos de energías renovables, y entre esos podemos nombrar los siguientes:

La energía eólica

Es aquella que se obtiene a través del viento, por medio del uso de molinos de viento o aerogeneradores, que toman la corriente de aire para convertirla en electricidad.

La energía de la biomasa

Es la resultante del aprovechamiento de la materia; esta puede ser vegetal, orgánica o residuos de actividades de agricultura, ganadería y forestal.

La energía solar

Es una de las más comunes y más nombradas en la actualidad. Esta aprovecha la energía proveniente del sol y puede dividirse en la que aprovecha la luz del sol (solar fotovoltaica) y la que aprovecha el calor del sol (solar térmica).

Para un buen aprovechamiento es importante la situación geográfica y ubicación. España es un país que tiene muchas horas de sol, por esto las instalaciones de energía solar son especialmente aplicables en nuestro país, destacando las instalaciones de energía solar en Mallorca.

La energía hidráulica

Esta energía se genera por medio del aprovechamiento del agua, como ríos o corrientes (agua dulce) y caídas de agua. Para obtener esta energía se utilizan represas de centrales hidroeléctricas.

La energía geotérmica

Esta energía renovable es una de las menos conocidas actualmente, pero básicamente consiste en el aprovechamiento de la energía del interior de la tierra.

Estos pueden ser volcanes, geiseres, fumarolas y aguas termales.

La energía mareomotriz

Esta energía es la obtenida por medio de las mareas. El movimiento que producen las corrientes marinas y las mareas es el encargado de generar la energía.

No debe ser confundida con la energía maremotérmica, que es la producida por la diferencia de temperatura entre los diferentes niveles de profundidad del mar; ni con la energía undimotriz que es la obtenida por medio de las olas del mar.