Las cubiertas para piscinas, método ideal para aumentar la temperatura del agua.

Las cubiertas para piscinas son un elemento muy eficaz para mantener o aumentar la temperatura del agua través de calor del sol. De hecho, se trata de un método sencillo para climatizar una piscina, sin tener que hacer frente a un gasto económico demasiado grande.

 

En general, una piscina climatizada es aquella que es capaz de mantener la temperatura del agua más allá de los 25 º centígrados. Conseguir esta temperatura en una piscina descubierta es muy complicado, incluso en los climas más cálidos. Por eso, instalar una cubierta es un buen punto de partida para aumentar unos cuantos grados la temperatura del agua en cualquier época del año.

Durante el verano, las cubiertas de piscinas son instalaciones que nos permiten optimizar los beneficios de la energía del sol ya que concentran su calor en el agua durante casi todo el día. De esta manera, podemos alargar la temporada de baño más allá de julio y agosto y sacar provecho de nuestra piscina en primavera y también en otoño en zonas de climas cálidos y templados.

 

Por otro lado, si lo que queremos es poder utilizarla durante todo el año, necesitaremos instalar, además de un cerramiento para piscinas, sistemas de calentamiento del agua y deshumificadores.

Las empresas especializadas en este tipo de trabajos deben realizar un estudio detallado de nuestra piscina, en el que se tendrá en cuenta su ubicación y orientación, así como nuestras expectativas o necesidades. Solo así podrán recomendarnos cuál es el sistema de climatización que necesitamos.

En cualquier caso, los propietarios son los que tienen que decidir qué tipo de cerramiento para piscinas prefieren en función de sus gustos o necesidades: bajos o elevados, fijos o abatibles, telescópicos o que discurran sobre ruedas o raíles. Hay una cubierta ideal para cada tipo de piscina y todas son soluciones innovadoras que nos ayudan a mantener la temperatura del agua.

Además aportan un plus de seguridad para nuestros niños y mascotas, mantienen el agua más limpia durante más tiempo y reducirán la inversión necesaria en productos de limpieza y mantenimiento de la piscina.