Empieza 2016 con las cuentas claras

El inicio de un año nuevo es siempre sinónimo de nuevos propósitos, objetivos y ambiciones. Normalmente, estos se dividen en dos tipos: profesionales y personales, pero lamentablemente, hay quienes tienen otro tipo de propósitos y no son otros más que salir del registro de morosos, algo más que posible con algo de ayuda. Así que, si quieres empezar este 2016 con buen pie, te damos algunos consejos que te ayudarán a salir de esta situación.

Evita grandes centros de consumo

Los centros comerciales son áreas de consumo por excelencia. Básicamente, la finalidad de estos centros de consumo masivo es comprar, así que, si estás pasando por un mal momento económico te recomendamos que los evites para no verte tentando a comprar algún producto. En contraposición, puedes buscar centros culturales o acudir a museos, ya que seguramente muchos de ellos son gratuitos. Sin duda, una forma mucho más económica de emplear tu tiempo libre.

G2J_T-Presta_cuentas-claras

Imagen: freeimages.com

 

No te dejes engañar por las ofertas

Seguramente, en más de una ocasión habrás comprado algún producto que no necesitas por un simple impulso. Has pensado que al estar de oferta es una oportunidad de compra que no puedes desaprovechar. Te equivocas. Si es un objeto que nunca has necesitado, ¿por qué lo compras? Evita comprar cosas que no son indispensables. Una buena forma de controlar tus gastos es preguntarte si realmente este objeto te será de utilidad o simplemente es una compra impulsiva más. Así que, si la respuesta es no, definitivamente descarta comprarlo.

Gasta de acuerdo con tus ingresos

Si tu sueldo es relativamente modesto tendrás que controlar mucho tus gastos mensuales para no hundirte en una crisis financiera de la cual puede que no salgas en mucho tiempo. Recuerda emplear buenas prácticas administrativas para no comprar productos inútiles y fuera de tu alcance. Es muy importante, respetar tus ingresos mensuales para hacer frente a todos tus gastos para no verte nunca en una situación de desesperación en la que no puedas saldar tus deudas.

Si sabes que no puedes afrontar el gasto, no lo compres

Esta afirmación no significa que nunca podrás comprarte un coche o pedir un préstamo para comprarte una casa, a lo que se refiere es que para comprar cualquiera de estos productos tendrás que ahorrar durante un tiempo para conseguirlo. En muchas ocasiones tendemos a vivir por encima de nuestras posibilidades sin ser conscientes de nuestra situación económica, una serie de acciones que según como lo hayas gestionado puede terminar siendo un error que pagarás en el futuro.

Sí que es verdad que de vez en cuando te puedes permitir algún capricho, pero siempre y cuando valores el trabajo que te ha costado conseguirlo. Es importante ser consciente del valor de las cosas y no querer más de lo que realmente se necesita, ya que si no, caerás en la tentación de estar viviendo un estilo de vida que no te corresponde. Así que, si quieres vivir sin preocupaciones empieza el año con buenos propósitos para no llegar a final de año ahogado por tu situación económica.