Como gestionar la devolución de un préstamo correctamente

Un préstamo es la forma más cómoda, práctica y sencilla de resolver un pequeño conflicto económico. Baches, imprevistos, falta de previsión ante un pico de gasto… son casos en los que nuestras cuentas pueden llegar a tambalearse y donde un préstamo viene a solucionarnos de golpe y porrazo toda problemática.

Eso sí, siempre tenemos que tener en cuenta que los préstamos, aunque resulte obvio remarcarlo, se tienen que devolver. Por lo que incluso antes de solicitarlos, nuestra cabeza debe estar pendiente de los plazos de devolución y cómo vamos a conseguir la financiación para cancelarlo. Sólo de esta manera el préstamo cumple su naturaleza: ser la solución y no el problema a una crisis económica.

G2J_Twinero_devolver-prestamo

Imagen: topbanco.com

Planifica cómo conseguir dinero extra

Un préstamo te aplaza el problema económico inmediatamente, pero no lo soluciona al momento. Esto quiere decir que los créditos son la fórmula ideal para conseguir tiempo extra cuando sabemos que podemos recibir una inyección económica pero no disponemos de ella al momento: el sueldo a principio de mes, una paga extra, el cobro de algún recibo o pago pendiente por parte de un tercero… Son casos en los que no se disfruta del dinero al momento pero sabemos que llegará y por lo que lo único que nos tiene que preocupar es que elijamos un plazo de devolución acorde al tiempo en el que estemos seguros de que recibiremos los ingresos.

En el caso de que no dispongamos de un plan inmediato de inyección de liquidez, debemos tener en cuenta qué otras posibilidades tenemos para conseguir el dinero: horas extras, un segundo empleo, dar clases etc. pueden ser una buena solución.

Ten a mano un plan B

En la mayoría de las ocasiones no podremos pedir préstamos simultáneos, es decir, un segundo préstamo que venga a cubrir el primero o que resuelva otros conflictos económicos. Por ello, debemos prever de antemano prórrogas u otras fórmulas que desde la misma entidad nos puedan ofrecer, si no estamos seguro de cubrir los plazos acordados.

Es muy importante tener en cuenta empresas de créditos rápidos que ofrezcan un simulador de préstamos, donde de un solo vistazo podamos saber cantidades recibidas, cantidades a pagar y días/meses disponibles para la devolución.

Estos tres datos resultan vitales para una correcta planificación y que podamos anticipar movimientos.

Procura que con la devolución se acabe el proceso

Insistimos: un préstamo debe ser la solución, no agravar el problema. Todos nuestros pasos económicos posteriores a la solicitud deben ir encaminados a que una vez se devuelva la cantidad acordada, se acabe el problema que conllevó la solicitud del préstamo.

En muchas ocasiones nos introducimos en espirales de solicitud-devolución que, pese a que queden resueltas cada una de las peticiones, denotan que algo no va bien en nuestra economía.

En estos casos conviene que revisemos nuestras cuentas y procuramos buscar la solución en nuestras propias finanzas y que los préstamos sean un salvavidas ocasional.